Dadaísmo

El Dadaísmo fue una tendencia artística que surgió en Zúrich (Suiza) en 1916. Esta vanguardia se extendió por Europa y llegó hasta Estados Unidos. Estaba en contra del arte, los códigos y valores de su época, la Primera Guerra Mundial y los sistemas establecidos. Influyó en el arte gráfico, en la música, en la poesía. Se presentó como una ideología o una forma de vivir.

Su fundador fue Tristan Tzara. Una de las teorías del nombre Dadá, es que significa balbuceo o primer sonido que dice un niño, y surgió cuando buscaban en un diccionario un nombre artístico a una de las cantantes. Inmediatamente identificaron este nombre con el nuevo estilo que buscaba empezar desde cero, rompiendo todos los esquemas seguidos con anterioridad. Existen muchas otras suposiciones sobre el nombre de este movimiento, “el concepto general que se intentó propagar era que sencillamente no significara nada y fuese escojido al azar, otros que se inventarion la palabra y se ríen de los que le buscan un significado.

Buscaban impactar y dejar perplejo al público (que reaccionaba tirándoles cosas e insultándolos). En 1917 se inauguró la Galería Dadá y Tristán Tzara comenzó su publicación. El dadaísmo se divulgó a través de revistas, su manifiesto y en las reuniones realizadas en cabarets o galerías de arte.

Cronología: 1916-1922

Origen: Zúrich y Nueva York.

Características:

– Niegan el arte en sí, incluso el suyo propio.

– Automatismo artístico. Consistía en obtener un producto donde el azar tenía la misma importancia que en otras obras tenía la acción consciente.

Tendencias:

– La primera tenencia es que persiguen crear un arte nuevo, diferente a cualquier otro hecho hasta la fecha.

– La segunda tendencia, claramente nihilista y rompedora, es que no quiere crear nada nuevo sino criticar, ridiculizar y destruir lo ya existente.

Es un movimiento que se da entre guerras, en una época dura. ¿Hay un estilo dadaísta? La respuesta es no, los dadaístas no comparten valores estéticos comunes, sino estados de ánimo similares. Lo que sí hay es un espíritu violento, irreverente y destructor. No es una estética, es una actitud. El verdadero dadaísta está en contra del propio dadá.

El fenómeno dadá según Jean Arp era un manifiesto absurdo, corrosivo y nihilista propio del movimiento.

Técnicas:

– Fotomontaje

– Rayograma, consistente en usar las imagenes que se obtienen al usar como fuente de luz la ampliadora, pero sin poner película y anteponiendo un objeto.

– Método automático, que consiste en evitar el filtro de lo consciente para dejar aflorar el inconsciente.

Una de las maneras de automatismo en poesía, por ejemplo, era recortar frases incompletas de un periódico, revolverlos en una bolsa y juntarlos al extraerlos. Christar Zara tuvo esta idea y dijo que el azar podía ser tan personal como lo consciente. Otra forma de automatismo era componer mediante la técnica del conocido como cadáver exquisito.

El dadaismo y el ready-made o object trouvé

La provocación y el escándalo acompañan a los dadaístas. El ready-made es coger algo ya hecho y decir que es arte “porque sí”. No se trata de la calidad técnica, habitualmente nula, ni en la calidad del producto industrial en sí, tampoco se trata de la belleza formal del objeto, sino en la elección y decisión del artista, en su actitud.

Otra ironía y aspecto a destacar del movimiento es su tendencia en algunas obras a la maquinización del ser humano, típico de su repertorio, puesto que ellos mismos se consideran antisistema y contrarios al progreso y avance tecnológico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s